Disminuye el numero de empresas obligadas a presentar INTRASTAT

Estándar

Para 2015 se ha producido una modificación en el INTRASTAT, que reduce el número de empresas obligadas a su declaración, pero aumenta la información a cumplimentar para las empresas que declaran.

Hasta 31-12-2014 existía un umbral de obligación de declaración, fijado en 250 mil euros, por debajo del cual no era necesario presentar el INTRASTAT y bastaba con la presentación de la declaración recapitulativa del IVA.

Además existía la obligación de consignar en la declaración del «valor estadístico», siempre que se superasen los 6 millones de euros anuales de facturación a otros estados miembros de la Unión Europea en el ejercicio anterior o en el corriente.

Pues bien, para 2015 se han eliminado los umbrales estadísticos, de forma que todas las empresas obligadas a presentar el INTRASTAT de encuentran obligadas a consignar en la declaración el valor estadístico.

Por el contrario, se ha aumentado el umbral de obligación de declaración a 400 mil euros lo que supone una reducción significativa de la carga administrativa a las pequeñas y medianas empresas.

Además el umbral indicado ya no tiene carácter anual sino permanente, es decir, no va a ser modificado cada año por Hacienda salvo que lo modifique alguna directiva de la CE.

Anuncios

Ideas para cerrar el ejercicio contable reduciendo sus impuestos

Estándar

1- Registre las facturas pendientes de recibir de proveedores.

Contabilice los gastos incurridos en el ejercicio aunque todavía no haya recibido la factura. Recuerde que los gastos son deducibles en el ejercicio en que se devengan.

2- No olvide las pagas extraordinarias devengadas.

Registre las pagas extras, bonus por objetivos, etc…devengados por sus empleados y que no serán pagados hasta el próximo ejercicio.

3- Anticipos en lugar de ingresos.

Si, por su actividad, realiza proyectos con duración superior a un año, verifique si puede considerar como anticipos, en lugar de ingresos, los cobros recibidos hasta la entrega del producto.

4- Amortice al máximo.

Asegúrese que está amortizando sus inmovilizados al máximo permitido por las tablas fiscales con especial atención a los elementos usados -que pueden amortizarse al doble- y a los incentivos para entidades de reducida dimensión. Tenga en cuenta que para 2015 se modifican las tablas.

5- Dote provisiones por morosos.

Recuerde que son fiscalmente deducibles las dotaciones de clientes morosos cuando han pasado más de 6 meses desde el vencimiento de la factura o desde que se declaran en concurso de acreedores.

6- Registre deterioros de sus inmovilizados.

Si sus inmovilizados (principalmente inmuebles) han perdido valor respecto a su precio de adquisición y ya no le permite obtener los ingresos de otros años, contabilice la pérdida de valor producida. No olvide que en 2015 ya no serán deducibles.

 

Reglas para planificar su ejercicio fiscal 2015

Estándar

Ha empezado el nuevo año. Ahora es el momento de tomar decisiones que afectarán a su factura fiscal de fin de ejercicio. No espere al último trimestre, anticipese para lograr el máximo efecto.

  • Conozca que aspectos de la reforma fiscal le afectan.
  • Optimice la retribución de los administradores situándola en tipos medios de IRPF que no superen los del Impuesto sobre Sociedades. Tenga en cuenta que la nueva normativa existente.
  • Antes de decidir sobre acometer o no inversiones, conozca si, por el tamaño de su empresa, va a tener derecho a deducciones sobre las mismas.
  • Conozca la existencia de beneficios fiscales por creación de empleo así como la existencia de retribuciones en especie que no tributan en IRPF. Quizás sí puede contratar a ese empleado que le vendría tan bien.
  • Si dispone de filiales, recuerde que los dividendos de sociedades extranjeras gozan de exención por doble imposición, pero que la misma no es total (75%) en los pagos fraccionados, por lo que resulta interesante demorar su aprobación hasta diciembre para evitar anticipar impuestos.
  • Prepare un presupuesto del año y solicite a su asesor que le calcule, a priori, su factura fiscal, ahorrándose disgustos de última hora. No olvide que hay partidas de gasto como amortizaciones o provisiones por deterioros de valores que no son totalmente deducibles.
  • Esté constantemente informado de los cambios que se van produciendo en la normativa y como afectan a su presupuesto.
  • Conozca los límites de cifras de ventas que determinan la exención en determinados impuestos -como IAE por ejemplo- o que permiten aplicar regímenes beneficiosos -como el de reducida dimensión en el Impuesto sobre Sociedades o la presentación trimestral en lugar de mensual en el IVA-. En ocasiones, estando cerca de esos límites, una venta adicional puede resultar cara.

Reforma fiscal (6): Disminuyen las retenciones de IRPF

Estándar

Con la aprobación de la reforma fiscal, disminuyen de un modo genérico todas las retenciones de IRPF, lo cual da un pequeño respiro financiero a los contribuyentes.

Dicha disminución se ha realizado de forma progresiva, de forma que en 2015 los tipos se reducen ligeramente, estableciéndose en 2016 los definitivos.

A continuación exponemos las principales retenciones aprobadas:

TIPOS DE RETENCION IRPF – OTROS RENDIMIENTOS 2014 – 2015 – 2016
2014 2015 2016
Rendimientos por la condicion de administrador y miembros de Consejo de Administracion 42% 37% 35%
Rendimientos de impartir cursos, conferencias,… 21% 19% 18%
Rendimientos del capital mobiliario 21% 20% 19%
Actividades profesionales (*) 21% 19% 18%
Actividades agricolas y ganaderas 2% 2% 2%
Actividades forestales 2% 2% 2%
Determinadas actividades empresariales en EO 1% 1% 1%
Ganancias patrimoniales sujetas 21% 20% 19%
Premios 21% 20% 19%
Rendimientos procedentes de arrendamientos o subarrendamientos de inmuebles urbanos 21% 20% 19%
Rendimientos de arrendamiento o subarrendamiento de bienes mubles, negocios o minas 21% 20% 19%
(*) Actividades profesionales en el periodo impositivo de inicio de actividad y en los 2 siguientes 9% 9% 9%

 

 

Reforma fiscal (5): No pague el IVA de importación en la aduana

Estándar

Como bien es sabido, con la regulación existente hasta 31-12-2014, en el momento de efectuar una importación, para poder retirar el material, debe procederse a pagar el IVA en la aduana. Posteriormente, en la siguiente liquidación periódica del impuesto (mensual o trimestral según la sociedad), se incluía dicho impuesto como IVA soportado deducible recuperándola.

Pues bien, la reforma fiscal que entra en vigor el 1-1-2015 incluye un nuevo procedimiento optativo, por el cual, el IVA no se pagará en la aduana sino que se incluirá directamente en la declaración de IVA del periodo en que se realice la operación, generándose con ello un efecto financiero beneficioso para las empresas ya que, de esta forma no se anticiparán los importes.

Plazo para solicitarlo

El procedimiento, como digo, es optativo, y su opción por ejercitarlo se manifestará con una declaración censal que debe presentarse durante el mes de noviembre del año anterior al que se desee que tenga efectos. No obstante, como la reforma entra en vigor el 1-1-2015, para este año, el plazo para solicitar la opción será el mes de enero de 2015.

La renovación se produce tácitamente año a año, salvo renuncia expresa, en cuyo caso debe mantenerse la misma durante 3 años.

¿Cómo?

Mediante la presentación de una declaración censal, modelo 036.

¿Quién?

A este procedimiento podrán optar las sociedades que presenten el IVA mensualmente.

Debe entenderse que las sociedades que, por volumen de operaciones, presentan trimestralmente sus liquidaciones del impuesto, pueden acogerse al régimen de devolución mensual, pasar a liquidar mensualmente y optar por este nuevo régimen de importadores. No obstante, dado que dicha opción debe realizarse durante el mes de noviembre del año anterior, ya no estarían a tiempo de solicitarlo para 2015. Además, no olvidemos que el régimen de devolución mensual del IVA, obliga a la presentación telemática del modelo 340, es decir, de los libros registro de IVA.

¿Qué hacer?

Lo prudente sería efectuar un cálculo del efecto financiero que el cambio supondría para su empresa y, si merece la pena, acogerse al régimen antes de 31 de enero de 2015.

Comunicaciones censales y de IAE a realizar a la AEAT

Estándar

Durante los primeros meses del año 2015 deben ser comunicadas a la Administración, de producirse, las siguientes variaciones en su situación tributaria:

1. Impuesto sobre Actividades Económicas:

Las empresas obligadas al pago del IAE por no encontrarse exentas del mismo, deben comunicar, mediante el modelo 840, las variaciones en los elementos tributarios que configuran el impuesto (superficie, potencia eléctrica instalada, número de vehículos para las actividades de transporte, etc.) en el plazo de un mes a contar desde la fecha de la variación. Dichas variaciones surgirán efecto en la matrícula del impuesto en el ejercicio siguiente en que se producen, por tanto, aquellas variaciones que se hayan producido durante el ejercicio 2014 deben ser comunicadas antes del 30 de enero de 2015.

A este respecto recordemos que se consideran variaciones las oscilaciones en más o en menos, superiores al 20% de los elementos tributarios.

2. Declaraciones censales:

Debe comunicarse:

2.1 Durante el mes de enero:

– El alta o baja en el Registro de Devolución Mensual del IVA.
– La pérdida o adquisición de la condición de Gran empresa (el límite viene dado por 6.010.121,04 euros de facturación en el ejercicio anterior).
– La opción por el nuevo régimen para e importadores.

2.2 Durante el mes de febrero:

La opción para el cálculo de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades en el caso de que quiera calcularse aplicando el porcentaje sobre la base imponible del ejercicio en curso (o su renuncia en caso de haberse optado por la misma en ejercicios precedentes). Esta modalidad es obligatoria para las grandes empresas por lo que no deben comunicarla.

Reforma fiscal (4): Problemática de la retribución de los administradores

Estándar

En los últimos tiempos Hacienda venía considerando indisoluble que una misma persona fuese, al mismo tiempo, administrador y director/gerente de una sociedad.

Cuando esto ocurría, la retribución que percibía dicha persona como director/gerente se consideraba íntegramente asociada a su cargo de administrador, y era deducible sólo si estaba prevista su retribución en los estatutos sociales. Era la llamada teoría del vínculo.

Pues bien, con la reforma fiscal, que entrará en vigor el 1 de enero de 2015, dicho criterio ha sido definitivamente eliminado, de forma que se prevé expresamente la deducibilidad del sueldo que los administradores puedan cobrar por funciones distintas de las derivadas directamente de su cargo, aunque el mismo no esté previsto en los estatutos.

Asimismo, se ha aprobado una profunda reforma de la Ley de Sociedades de Capital, con implicaciones sustanciales en la fiscalidad.

A continuación se expone como quedan enmarcadas fiscalmente las retribuciones de los administradores a partir de 2015:

– Retribuciones por sus funciones propias de administrador

Para que estas retribuciones sean deducibles, deberán estar previstas en estatutos.

En este sentido, la Junta deberá decidir el importe máximo a percibir, pero no será necesario que lo apruebe cada año, como ocurría anteriormente, sino que permanecerá vigente mientras no se modifique.

La retribución aprobada deberá estar en consonancia con el tamaño de la sociedad.

Ya no se considera operación vinculada, por lo que no deberá demostrarse que su valor es el de mercado.

– Retribuciones por funciones de dirección

Si el administrador ejerce funciones directivas, su retribución no es necesario que esté prevista en los estatutos de la sociedad.

No obstante, de acuerdo con la nueva normativa mercantil, deben estar amparados por un contrato aprobado por dos terceras partes del Consejo de Administración. Además, dado que se trata de operaciones vinculadas, deberán ser realizadas a precios de mercado.

Debe tenerse en cuenta que la nueva Ley del Impuesto de sociedades prohíbe la deducibilidad de los actos contrarios al ordenamiento jurídico, por lo que, la falta del contrato indicado, impediría la deducibilidad del salario percibido por funciones de directivo.

– Retribuciones por otras funciones

En muchas ocasiones, el administrador tiene, además, una relación laboral que no comprende tareas de dirección de la sociedad. En ese caso -siempre que el mismo sea de mercado- no habrá problemas de deducibilidad de su sueldo.

– Retribuciones por servicios profesionales.

Por último, los servicios prestados por el administrador de una compañía distintos de los inherentes a su cargo de administrador que no se encuentren amparados por una relación laboral, se tratarán como rendimientos de actividades económicas y deberán realizarse a precios de mercado.

En este sentido debe prestarse especial atención a las denominadas sociedades profesionales en las que todos sus socios deben emitir facturas a la empresa por las tareas que realicen.